viernes, 23 de febrero de 2018

Frío, de clavo y martillo


Habráse visto,
insensibilidad semejante
a la que exhibe el talante
de aquel quel' ataúd me clava?

Uno a uno;
con precisión de cirujano,
amor de tirano
y fuerza de titán,
con su mazo graba
con tremendo afán,
su huella en la tapa que nos separa.

Clavo a clavo se asegura,
que de manera alguna,
quien mora bajo la tapa
...vaya a resucitar.



*

jueves, 1 de febrero de 2018

El breve espacio antes de que salga la luna

Las sombras se alargaban lentamente acá, en la cima del cerro. Puse piedras como puntos de referencia para poder verlas crecer, y poco a poco las vi desenvolverse de si mismas, hasta convertirse en noche.

Libres de la amarra del sol, una de ellas se sentó junto a mi. No se si correspondía a una flor, a una mujer o a un angel; podía olerla, podía sentirla, pero no podía verla.

La sentí envolverme en un abrazo apretado y la oi sollozar levemente. Una lagrima tibia me recorrió el pecho hasta el ombligo, partiendo bajo el cuello. Podía sentir sus manos en mi piel, a través de la ropa.

¿Por qué lloras? -pregunté. No hubo respuesta. Es por la luna, ¿no? Tampoco hubo respuesta.

Y los astros giraron en la bóbeda celeste mientras todas las otras sombras bailaban al amparo de la noche; pero la sombra que me acompañaba, se quedó ahí hasta que asomó la luna.

Primero, vi su luz aparecer tras la cordillera y cuando eso sucedió; las otras sombras detuvieron su fiesta, ordenaron otras sombras y fueron a buscar refugio tras los árboles. Pero la sombra que me acompañaba sólo me abrazó mas fuerte.

Viene la luna -le dije. No hubo respuesta.

Y al asomar, todas las otras sombras volvieron a sus puestos con cara de aquí no ha pasado nada, uno se estiró bajo un árbol y recogió otro pedacito de sombra de por allá, todos anclados a sus puestos. Menos ella.

Se acurrucó en mi pecho al amparo de su luz, un tiempo que podría haber sido eterno... pero no lo fue.

¿Si no hubiese luna, me disolvería de todas formas? -me preguntó, mientras cada partícula de ella se volvía traslúcida...

No hubo respuesta, pues ya se había ido.



*

sábado, 20 de enero de 2018

Desnudarse, no era nada nuevo.

Nos habíamos desnudado tanto a lo largo del tiempo, que se había vuelto trámite. No era nada nuevo, ni siquiera entre nosotros.

Las ropas yacían por doquier; un calcetín aquí entre las sábanas, el sosten sobre la lampara, los pantalones en el pasillo y allá en la entrada, todo lo otro. Afuera de casa, los cinturones y otros accesorios que nos veníamos soltando desde mucho antes de llegar. Desnudarse, no era nada nuevo.

Nuevo fue el beso suave tras la oreja, cuya sutileza hizo levantarse a todos los pelos del cuerpo, la lengua que serpenteó suavemente en recorrido zigzagueante en dirección al cuello e hizo un alto sobre la clavícula para transformarse en incitante mordida; la primera de todas ellas.

Las manos recorrían su cuerpo nuevo, manos que rejuvenecían con la efímera caricia sobre sus pechos, con el tacto suave de su piel de seda que se arqueaba tras el lento y pausado paso del dedo índice que va en dirección de aquél lugar prohibido y permitido. Su cuerpo respondía en rítmicas olas de placer nuevo, un placer que se abre paso como compuertas de represa; navegable e ingobernable.

Su beso también fue nuevo, la tersura de sus labios cerrandose primero en la comisura de los míos. Sus ojos cerrados como suplicando al dedo índice que pare o que siga, su fugaz gemido junto a mi oído, el calor de su aliento en mi cuello, sus uñas en mi espalda subrrayando cada afirmación de su cuerpo... sus dientes clavados en mi cuello en plan de atrapar al orgasmo en fuga, su mano que retiró mi dedo y lo llevó a su boca... y luego a la mía.

Ésto, ¿es nuevo para ti también?


*

viernes, 19 de enero de 2018

If this scars could speak

If this scars could speak,
they'll tell a long tale,
about a boy that loved too much
to look the smirk under the veil.

If this scars could speak,
they'll sing songs about a kid,
who fought, with the lonelyness,
hearing music in repeat.

If these scars could speak,
they'll mutter a whisper of a young,
who lived his life in a way,
like, there was no other one.

If these scars could speak,
they'll cry and scream and yell,
the wrongdoings of an adult,
ready to make amends.

If these scars could speak,
they'll tell stories rather sad,
mostly about a healing man,
who thought 'twas going mad.

If these scars could speak,
they'll sing the most beautifull song,
about a man that was once doomed,
and into love,
reborn.


*

martes, 16 de enero de 2018

The solemn bow of Flow-ever

As the rivers flow low,
into the core itself,
from the top of the cloud
to this very earth.
As the cycles repeat
in this endless flirt,
I give to you,
my love,
line, and triangle engirt.

miércoles, 10 de enero de 2018

Absurd

There's not a thing in this world,
that you can not call absurd.

Money, it's just plain dumb...
Buying things that won't belong.
Needing need, will fly by on,
and leave as soon as money is gone.

Power's pointless, you'll soon know,
we're just bugs in a microscope.
Fighting over who's on top,
Against a billion other bugs.

Fame comes by, and goes away.
If in the morning arrives...
Will you see it by the end of the day?





domingo, 31 de diciembre de 2017

El beso infinito (II)

Abrió los ojos a las 00:01 hrs, el dulzor de su beso aún estaba ahí.

Pero ella, se había marchado.


*

domingo, 24 de diciembre de 2017

La chica de rojo

Ya estaba sentada, no se si esperandome o ahí en el viaje. De rojo.

Unas delicadas flores, orlaban su vaporoso vestido de una pieza, que ondeaba al ritmo del latir de su corazón. O del mío.

Piel del color del trigo; un poco mas arriba, un poco más pálida, me señaló el grácil movimiento de su mano, que ondeo el borde de su vestido; no una, sino tres veces... tres centrimetros más arriba, cada vez.

La vi no mirándome, la vi sacarse los lentes para no mirarme mejor. No la vi leer mi libro por sobre mi hombro o de reojo, pero si vi en su teléfono, que a ella también le interesaba el tema en cuestión... unos diez minutos después.

La curva de su cuello dorado, terso como fruto a punto, invitaba a la mordida. Resistí la brisa dulce del perfume que emanó, cuando fuí testigo de aquel tesoro oculto bajo su cabellera. Velo colorido, exhibidor del fruto prohibido.

Viajamos uno junto al otro. Dos horas, mil horas, un segundo.

Se bajó poco antes que yo; no le vi la cola serpentear al ritmo de su hipnotizante contoneo, porque un caballero no anda por la vida mirando colas.

De ése tipo de rojo.

lunes, 18 de diciembre de 2017

Reencarnación

Al principio, se veía todo negro, como un tunel. A lo lejos, se divisaba una luz.

¿Estoy muerto? -se preguntó. Se respondió que no; en el fondo, nada lo está.

... y prestó atención a la luz.

Todo me ha dicho siempre que vaya hacia la luz, así que no desoiré el consejo. -se dijo para darse ánimos.

... y se alzó hacia la luz, y la luz se hizo más fuerte a medida que se acercaba al fin.

Y de la tierra desnuda, surgió el más bello de los brotes.

jueves, 14 de diciembre de 2017

El café pendiente

El café, para quien le ama, es más que un simple brebaje.

Es el motivo para levantarse en las mañanas o para quedarse hasta tarde entre las sábanas, es un compromiso.

Es una promesa por cumplir, es una reunión, es las ansias de verse...

Es un desayuno en un motel, junto a un par de tostadas. Es una despedida en un parque, junto a algo pa' fumar.

Y por sobretodo, es voluntad. Quien no quiere verte, no te lo invita... ni aunque esté pendiente.